Si no te portas bien

Se acerca la época navideña y, con ella, las tradiciones y los regalos. Por muchas de nuestras casas van a pasar diferentes señores (o troncos) a dejar regalos a peques y no tan peques. Pero, nos hemos parado a pensar en las frases que usamos con niños y niñas respecto a los regalos?

“Pórtate bien, o los reyes no te traerán nada” “¿Te estás portando bien?” “Uy, los reyes te están viendo, eh! No te van a traer regalos este año” “Papa noel te va a apuntar en la lista de los niños malos” “Si no eres bueno no te van a traer nada” ¿Te suenan? Desde siempre, la figura de Los Reyes Magos, Papá Noel, el Olentzero o el Tió se han utilizado como estrategia por parte de muchas personas adultas para interferir en la conducta y los comportamientos de la infancia, muchos de ellos naturales y normales.

El uso de este tipo de consignas tiene varias repercusiones que quizás se nos pasan por alto por lo normalizadas que están:

Primero de todo, de cara a las propias personas adultas que usan estas frases supone una pérdida de autoridad. Literalmente usar a una figura mágica como en este caso papa Noél o los reyes como mecanismo de control hace que cedas tu autoridad como madre o padre a ellos. Estás pidiendo a tus hijes que se “porten bien” en base a tus gustos, tus necesidades o tus deseos y además, no porque sientas que deben hacerlo o porque tú lo pidas, sino porque cierta persona a la que tu peque no conoce, la va a recompensar (o no) en base a ello.

Por otra parte en cuanto a lo que estamos enseñando a nuestros hijos e hijas:

  1. Que se tienen que portar bien y responder a las demandas adultas para recibir premios.
  2.  A ocultar las cosas que no se van a ver bien por personas adultas por miedo a las represalias.
  3. A que su autoestima dependa de las validaciones externas y a recibir recompensas por ello.
  4. A recibir una educación basada en premios y castigos, y no en hacer las cosas bien por la comprensión y el deseo intrínseco de hacerlo.
  5. Ceder a las exigencias, necesidades y gustos de otras personas para ser premiada/o.
  6. A perder la capacidad intrínseca de decidir por sí mismes, actuar con criterio propio y tomar decisiones en base a sus propios gustos.

¿Quiere decir esto que no podemos celebrar este tipo de festividades o que no pueden vivir la magia de la navidad? En absoluto! Hay tntas formas de vivir las fiestas como familias, y precisamente por ello, para mantener esa magia es conveniente que pensemos cómo queremos que nuestros hijos e hijas lo vivan. Lo podemos enfocar desde el miedo o desde la ilusión, desde los premios por portarse bien o desde los regalos para celebrar quiénes son. 

Os dejo aquí una imagen que publicó Joan Turu el año pasado y que me gusta mucho, pues explica bien que los regalos no deben recibirse o dejar de hacerlo por medio de chantajes y amenazas sinó por un único motor, el amor.  El texto dice lo siguiente: “Dejad de preguntarme si me he portado bien. En casa tenemos claro que el chantaje no es educativo y los reyes me traen cosas por quién soy, no por lo que hago”. Por cierto recibió centenares de comentarios negativos y despectivos por ello, podéis verlo en su página de Instagram.

Imagen sacada del Instagram de @joanturu
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿hablamos?

+34 645939825

cristinaflores.terapeuta@gmail.com

Horario de sesiones:

Virtuales: Lunes a viernes

10:00 a 13:00 y 16:00 a 19:30 

Presenciales: a concretar

Búscame en RRSS! 

Abrir chat