Romper los patrones familiares

Soy una de esas personas que siempre ha tenido claro que quería tener bebés, siempre he querido ser madre. Y desde que nos planteamos seriamente el ampliar la familia empecé a darle vueltas a cómo quería criar y la clase de madre que me gustaría ser. La verdad es que mi formación me ha ayudado a entender a la infancia y a estar en contacto con niños, niñas y adolescentes de todo tipo antes de tener los míos, pero también es cierto que poco tiene que ver acompañar a hijes de otros que hacerlo con los tuyos propios!

La cosa es que aunque no tenía del todo claro qué quería hacer o cómo, tenía muy claro qué cosas o quería y cuáles no iba a permitir. Tenía claro que quería romper ciertos patrones familiares, que iba a ocuparme de que mi prole fuera la primera en crecer sin las violencias, las carencias y el dolor con los que conviví y que venían de lejos.

Romper con los patrones familiares dañinos no es fácil por varios motivos. En primer lugar ser la oveja negra nunca es fácil, incluso cuando la oveja negra es aquella que se esfuerza en hacer lo correcto. Y en segundo lugar porque, en momentos de frustración, enfado o vulnerabilidad emocional, tendemos a repetir patrones aprendidos.

Se que cada una de nosotras y cada una de nuestras parejas, si las hay, llevamos una mochila de vivencias, experiencias, heridas e historias familiares distintas. Se que a veces es más fácil que otras, que hay personas más conscientes que otras, que hay personas que reciben más presión familiar por repetir patrones que otras. 

Si tu también sientes que debes o quieres romper con ciertos patrones familiares dañinos, si sientes que es tu momento de cerrar heridas y de abrir un nuevo camino para tus hijos e hijas te dejo aquí una serie de ideas para que puedas hacerlo a tu ritmo y según tus necesidades:

AMAR SIN CONDICIONES

Parece algo muy fácil y pareciera que cuando nos convertimos en madres y padres automáticamente amamos de forma incondicional, y no. No todas las familias aman a sus hijos e hijas sin condiciones, no todas quieren y no todas pueden hacerlo.

Amar de forma incondicional es precisamente eso; amarlos igual aunque estemos de muy mal humor, aunque lleven tres horas gritando, aunque te digan cosas que no te gusten, aunque tomen decisiones con las que no estás de acuerdo o te parezcan equivocadas, cuando no tengas ganas de estar con el o ella. Siempre.

HACER DE LA CASA UN ESPACIO SEGURO

A mi aquí me viene una frase a la mente que dice algo parecido a “crea con tus hijes tal clima de confianza de confianza que cuando la líen muchísimo lo primero que piensen sea: tengo que contarle esto a mi madre”. ¿Sabéis en cuántas situaciones de mi vida se me ha pasado a mi esto por la cabeza siendo niña o adolescente? En ninguna, nunca.

Y precisamente por eso, porque no quiero que mi hija y mi hijo se sientan como me sentí yo, intento que sepan que siempre, da igual lo que pase, pueden contar conmigo y siempre voy a ser un lugar seguro; tengan 2 años o 20.

PERMITIR Y VALIDAR LA EXPRESIÓN DE LAS EMOCIONES

Sean las que sean. Para conocer una emoción, para saber cómo manejarla, cómo transitarla,…hay que dejar que salga, hay que expresarla. A día de hoy seguimos teniendo la creencia de que hay emociones negativas y positivas; buenas y malas, las que deben y pueden expresarse y las que no. Un buen comienzo para dejar salir las emociones de nuestros hijos e hijas es dejar de usar frases como “no llores”, “no es para tanto”, “me gusta cuando estás contento/a”, “qué guapa cuando te ríes”, “los niños no lloran”, “eso es una tontería”, “ no te enfades”, “eres muy grande para llorar”,…

ACEPTARSE Y AMARSE A UNA MISMA

La mejor forma de educar en el amor propio es amarse a una misma. La mejor forma de educar en el respeto es que tu hija o tu hijo vean que te respetas a ti misma. Tan sencillo y tan complejo a la vez! El amor y la aceptación son un proceso, y pueden ser un proceso muy largo.

Soy consciente de que romper con esquemas familiares, de que salir del círculo que lleva generaciones repitiéndose, es algo que no pasa de la noche a la mañana. Yo misma llevo años trabajando en ello. Si estás en esta situación te abrazo muy fuerte y te envío todo mi apoyo. <3

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿hablamos?

+34 645939825

cristinaflores.terapeuta@gmail.com

Horario de sesiones:

Virtuales: Lunes a viernes

10:00 a 13:00 y 16:00 a 19:30 

Presenciales: a concretar

Búscame en RRSS! 

Abrir chat