Grooming

El grooming es un tipo de acoso y abuso, generalmente online, que consiste en un tipo de pederastia. Una persona adulta, casi siempre un hombre, se pone en contacto con un niño, niña o adolescente para ganarse poco a poco su confianza y después involucrarle en una actividad s3xual; ya sea conversaciones, fotografías o material íntimo o encuentros s3xuales.

La confianza entre la víctima y el acosador se consigue lentamente mediante un proceso de varias fases:

  • El abusador crea un vínculo emocional de confianza, una “amistad” mediante la escucha, la empatía o algunos regalos. Se suelen hacer pasar por menores.
  • Aislamiento de sus círculos cercanos y desconfianza en su red de apoyo: familia, escuela, amistades,…es una forma de asegurar que la relación no va a ser contada.
  • Riesgos: antes de iniciar la agresión se aseguran de que no hay personas adultas controlando el dispositivo (tablet, móvil, ordenador,..)
  • Conversaciones sobre s3xo. Cuando ya hay confianza y la/el menor se siente segura se empieza el acoso incluyendo palabras y temáticas s3xuales en las conversaciones para familiarizar a la criatura.
  • Peticiones de carácter s3xual: Mediante el chantaje o el chantaje emocional, la manipulación y las amenazas consiguen material, conversaciones o encuentros físicos.

Desde Save the Children nos cuentan que “En el caso del online grooming el abusador envía, a través de un medio tecnológico, material s3xual al niño o niña. Además, se suele hacer pasar por menor y adapta el lenguaje a la edad de la víctima. Es una violencia igual de real que la física, pero de la que no se puede huir.”

Se estima que una de cada cinco criaturas o adolescentes está siendo o ha sido víctima de este tipo de acoso y abuso, y en el 15% de los casos la situación se ha repetido. La media de edad en nuestro país es de 15 años, aunque se conocen casos de criaturas menores de 8 años que lo han sufrido.

Hace unos meses salió a la luz el caso de un famoso youtuber español, Dallas, tras varias denuncias de chicas adolescentes y pruebas gráficas recogidas durante años, gracias Aina por recordarme su nombre. Puedes buscar el caso en internet.

También se han dado varios casos a través de plataformas como Youtube (Sí, Youtube Kids también) y de otras redes sociales en las que el adulto se hace pasar por cantantes o actrices jóvenes para conseguir material gráfico de niñas y niños como fotografías y vídeos d3snudos.

PREVENCIÓN DEL GROOMING:

Estamos ante un fenómeno social nuevo tanto para la infancia como para las madres y padres actuales, es algo que la mayoría  ni hemos vivido ni hemos podido conocer, dado que se da principalmente a través de Internet. Por esa razón podemos encontrarnos sin herramientas para actuar o sin saber cómo prevenir estos abusos pederastas hacia nuestras hijas, hijos y adolescentes. La prevención debe ser siempre integral e incluir tanto una base sana de educación afectivo-sexual como una educación y conocimiento en el buen uso de las nuevas tecnologías y en una supervisión correcta por parte de las familias.

  • Lo primordial para prevenir cualquier tipo de abusos es crear un ambiente de confianza en casa libre de juicios, donde las criaturas se sientan seguras y libres para hablar y para expresar sabiendo que no habrá castigos ni represalias. Tengamos en cuenta que el 38% de menores que cuenta haber recibido o estar recibiendo violencia s3xual de cualquier tipo no es creído por sus progenitores. (ANAR,2020)
  • En segundo lugar es imprescindible que madres y padres perdamos el miedo a educar en afectividad y s3xualidad desde la primera infancia de forma consciente. La educación afectivo-s3xual empieza desde antes de nacer, seas consciente de ello o no. Nuestras criaturas necesitan una educación y un acompañamiento de calidad libre de mitos y tabúes.
  •  Hay que considerar que en casos de grooming el proceso es lento y se inicia de forma aparentemente inocente, por lo que la menor no es consciente de lo que ocurre y por tanto no puede intentar defenderse. Nunca es su responsabilidad, tengan seis o dieciséis años.
  • En cuanto al uso de tecnologías es responsabilidad de la familia garantizar que la criatura no tiene acceso a solas a dispositivos con conexión a Internet ni dispositivos propios. Una criatura de tres, cuatro o siete años no necesita su propia tableta ni está preparada para un uso consciente de la misma. 
  • Eduquemos a nuestras hijas e hijos en el uso de Internet y de las tecnologías, enseñando a usar programas y servicios de forma segura y hablando del contacto con personas desconocidas, de su integridad y de su privacidad. Revisemos y enseñemos a revisar las opciones de mensajería de todos los servicios que usan. No sirve de nada vetar el acceso a páginas con contenido violento o s3xual si pueden contactar con la/el menor a través de un canal infantil de Youtube, en una partida de juegos online o a través de la videoconsola.

¿QUÉ HACER SI YA HA PASADO?

En los casos de grooming que se detectan cuando el acoso y/o los abusos están teniendo lugar o ya han sucedido, los hechos deben ser denunciados siempre por la persona o personas adultas a cargo de la niña, niño o adolescente. En casos como este queda patente la posición de superioridad mental del agresor sobre la víctima y la potencial
capacidad del agresor para atentar a su vez contra otros menores.

En la «Guía SOS contra el grooming para padres y educadores» (SIC) elaborada por el ministerio de industria, tecnología y turismo se nos dice que podemos recurrir a dos vías más allá de la denuncia presencial:


«En estos casos, ante la “vergüenza” que pueda sentir el menor por los hechos que le han sucedido, puede haber acciones intermedias o menos contundentes y
que pueden suponer resultados satisfactorios para la víctima, como puede ser la aportación anónima de datos y alertas a través de las páginas web de la Policía Nacional, la Guardia
Civil o las policías autonómicas. En estos canales el trámite se limita a rellenar unos formularios de contacto anónimos, si bien se procura que se facilite al menos una dirección de correo electrónico para que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se pongan en contacto, en el caso de que el afectado lo permita.

Una tercera vía de actuación es acudir a las asociaciones, entidades y ONG’s que tienen como objetivo la protección de los menores o la lucha contra el ciberacoso. Estas dos
últimas vías consisten en facilitar información, no son mecanismos de denuncia formal.»

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿hablamos?

+34 645939825

cristinaflores.terapeuta@gmail.com

Horario de sesiones:

Virtuales: Lunes a viernes

10:00 a 13:00 y 16:00 a 19:30 

Presenciales: a concretar

Búscame en RRSS! 

Abrir chat