Cinco claves para educar desde la calma

Buenos días familias,

Educar con calma es un concepto precioso, ¿verdad? y es relativamente sencillo de llevar a cabo cuando hemos dormido bien (eso que ahora entiendes por bien), cuando has tenido tiempo para dedicarte o cuando tus hijes están también en un estado de calma y paz. 

Sin embargo sabemos que eso no pasa todo el tiempo, y que hay días que antes de las 9 de la mañana toda la paz se ha fugado por la ventana. Por eso quiero compartir contigo varias claves que te pueden ayudar a criar de una forma calmada y respetuosa sin perder la firmeza.

  1. Cuídate

Si me sigues en redes sabrás que me repito mucho con este tema, y es que el autocuidado es esencial y debe de ser una prioridad. No se trata de dedicarse un rato del tiempo libre que tienes, porque SPOILER, no vas a tener. Se trata de considerarlo una necesidad y no un lujo, de ser consciente de que lo merecemos y tenemos derecho a ello, no es un favor ni un regalo.

Es evidente que hay días, la mayoría siendo honestas, en los que es imposible darse el gustazo de una ducha larga, un café caliente en silencio o cualquier cosa que te haga sentir bien, pero márcate esto como mantra: el día tiene 1440 minutos, asegúrate de guardar al menos 5 para ti.

  1. Respira hondo antes de contestar

A veces basta con parar unos segundos para tomar perspectiva y actuar de un modo calmado cuando estaba a punto de arder Troya. A veces es suficiente con parar y respirar hondo antes de contestar, antes de soltar un sermón o antes de ponerse a gritar, aunque puede que ese sea precisamente el primer impulso que tengas. Para, conecta con tu hije, miraos a los ojos, busca tu paz y entonces prosigue. las primeras veces que lo intentes puede que no te salga como esperas, es cuestión de práctica!

  1. Revisa tus expectativas

Es posible que la frustración y el agotamiento que te suponen criar se deba a que las expectativas que te has marcado tu o a las que te somete tu entorno, sean muy altas. A veces esperamos bebés que descansan en sus cunas en lugar de en brazos, que duermen 8 horas desde los tres meses, que obedecen a la primera y sin rechistar, que entienden todas las consignas, que no gritan ni tienen desbordes emocionales en público,…y que ven el mundo como lo ve una persona adulta.

El cerebro de tu hije está en formación, no lo olvides, es una persona que hace dos días ni siquiera estaba en el mundo y sigue sin comprender del todo gran parte de lo que le rodea. Bei, de tigriteando.com dice en uno de sus podcast que hay una forma muy fácil de hacer que tus hijes te obedezcan y es, precisamente esto; en lugar de proponerte que hagan caso todas tus consignas proponte que respiren. Así te obedecerán seguro.

  1. Escuchate y aprende a pedir ayuda

Educar es sobretodo el acto de cambiar nuestra persona, más que cambiar a nuestres hijes. Requiere un esfuerzo en conocer quién eres, cuáles son tus necesidades, qué cosas no estás lista aún para gestionar y dónde está tu límite. Todas las madres y padres tenemos un límite, somos personas, es normal. Aprender a ver cuál es nos facilitará el poder parar y pedir soporte antes de desbordarnos. Si no tienes a nadie cerca que pueda apoyarte físicamente en ese momento (pareja, abuelos/as, cuidadora, familiares,…) siempre puedes recurrir a las nuevas tecnologías; a grandes males grandes remedios. Videollamada con alguna persona que te ayude a volver a la calma o con los abuelos, que entretendrán un rato a tu hije. Todo el mundo gana!

En el caso de que esto tampoco sea posible el punto siguiente te ayudará.

  1. Busca una tribu de apoyo

Básico y esencial. Para que una maternidad sea calmada debe ser respaldada y acompañada. Estamos en un momento histórico en el que el acompañamiento a las madres es menor que nunca, somos una generación de madres que crían sin el soporte de otras madres y no es sano. Busca grupos de apoyo a la maternidad, grupos posparto, de soporte a la lactancia, si tienes la suerte de tener amistades con hijes de edades similares llama, queda, tomaos un café…busca ese soporte, esas mujeres en las que puedas volcar tus frustraciones, tus miedos, tus dudas, tus esperanzas,…sin juicios. Sororidad como arma!

Con la pandemia de por medio los grupos presenciales son más difíciles de encontrar, pero sigue existiendo el soporte online. Recuerda, estamos aisladas pero no solas. 

Aplicando en tu día a día estas cinco consignas verás como tu forma de ver y de conectar contigo misma y con tu hije cambia, y como poco a poco aprenderás a encontrar la calma y educar desde ese sentir.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿hablamos?

+34 645939825

cristinaflores.terapeuta@gmail.com

Horario de sesiones:

Virtuales: Lunes a viernes

10:00 a 13:00 y 16:00 a 19:30 

Presenciales: a concretar

Búscame en RRSS! 

Abrir chat